Sin duda Bodegas Lalanne ha sido el lugar ideal para nuestro enlace, gracias a su especial encanto y la magia de cada uno de sus rincones. Todo ello aderezado por unas magníficas anfitrionas como son Leonor y Laura, con una atención sumamente cuidada en todo momento.

Fue un día inolvidable, lleno de emociones y sentimientos que jamás olvidaremos. Nunca hubiéramos podido imaginar un lugar mejor, un sitio para soñar.