“Desde el día que fuimos a conocer las Bodegas Lalanne, el servicio siempre ha sido excelente y profesional. Ya en la primera toma de contacto, no hubo duda que ese tenía que ser nuestro sitio. ¡Menudo acierto!

Durante los preparativos, siempre estuvieron dispuestos a ayudarnos siendo flexibles con nuestros deseos (o locuras), aportando todo tipo de facilidades, ideas y consejos en base a su experiencia, que no es poca.

El lugar de por si es espectacular, se crea un ambiente íntimo, muy bonito y con ese toque rústico que confiere una bodega centenaria, en especial su patio, en el que se consigue crear una atmósfera de “fiestas de pueblo” que a nosotros nos enamoró.

Todos los invitados comentaron lo encantador y acogedor que es el sitio. 100% recomendable.